FELIPE SANTANA CONTÓ COMO FUE SU DETENCIÓN LUEGO DE SER ACUSADO DE QUEMAR LAS BANCAS DE LA CATEDRAL DE PUERTO MONTT

En noviembre del año pasado, en el contexto del estallido social que se suscitó luego del alza del metro, en el fragor de una de las movilizaciones, un grupo de jóvenes lograron ingresar a la catedral de la capital regional, donde procedieron a retirar las bancas de su interior, para posteriormente proceder a quemarlas en la calle.

En este escenario, un joven de 20 años, fue detenido por su presunta participación en estos hechos, que ocurrieron específicamente el 14 de noviembre.

Luego de varias indagatorias, como radio Reloncavi logramos hacer un contacto con el propio Felipe Santana, quien contó desde su presidio en Alto Bonito, como se llevó a cabo su detención 11 días después de que el baluarte católico fuera atentado.

Cabe recordar que, durante el juicio de Felipe, no se consideraron muchos antecedentes por parte de los abogados defensores, Sebastián Yuraszeck y Cristóbal Muñoz , quienes no presentaron a tiempo el informe que detallaba el déficit cognitivo leve (MENTALIDAD DE UN NIÑO DE 12 O 13 AÑOS) del joven mueblista.

Junto con esto, tampoco se determinó si Felipe efectivamente había sido propiciador de las llamas, en su acusación y condena por “incendio frustrado”, ya que no se le hicieron peritajes de hidrocarburos, tanto en sus ropas como en sus manos, como para clarificar si había o no utilizado acelerantes en la quema de las bancas, puesto que su detención se realizó 11 días después del hecho.

Ante esto, logramos contar con un audio, donde Felipe detalla el proceso de su detención, donde el afirma que fue obligado a firmar una declaración, con amenazas de golpes.

Por motivos de que en este momento la defensa, que fue cambiada, y donde recibe el apoyo de los observadores de derechos humanos de Puerto Montt, además de otras organizaciones sociales, está llevando a cabo la apelación de la sentencia de 7 años, en la corte de apelaciones de la capital regional, por lo que se acogieron a silencio mientras dure el proceso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *