Futbolista iraní se salva de la ejecución pero recibe dura pena de cárcel

  • A 26 años de prisión efectiva fue condenado el futbolista iraní Amir Nasr-Azadani por delitos cometidos en el marco de las protestas por la muerte de Mahsa Amini.

En diciembre del 2022, el mundo entero se conmocionó al conocer la sentencia de muerte contra el futbolista iraní Amir Nasr-Azadani, por delitos cometidos durante las protestas por la muerte de Mahsa Amini.

La joven kurdo-iraní de 22 años falleció el pasado septiembre de 2022, luego de haber sido detenida por la Policía de la Moral en la capital Teherán. Amini se encontraba en custodia policial, supuestamente por usar mal el velo, prenda obligatoria en el país persa.

Desde entonces, Irán ha sido sacudido por constantes movilizaciones que no sólo han exigido una mayor libertad para las mujeres, ya que las demandas han evolucionado y ahora los manifestantes buscan terminar con el regimen de la República Islámica fundada por el ayatolá Ruholá Jomeiní en 1979.

En este contexto, es que el futbolista Amir Nasr-Azadani, de 26 años fue encontrado responsable de delitos contra el orden público y por conspirar contra la seguridad del país. Asimismo, se le responsabiliza de ‘moharebé’, vale decir, una infracción “contra Dios”. Finalmente, el jugador fue hallado culpable de participar en la muerte de tres milicianos islámicos en el contexto de las protestas en las que participó en la ciudad de Isfahan.

No morirá

En un vuelco del caso, Nasr-Azadani se libró de la pena de muerte, pero obtuvo una sentencia igualmente gravosa, 26 años de cárcel efectiva. De ellos, 16 años de prisión se relacionan con su complicidad en el asesinato de tres oficiales, cinco por el cargo de reunión y colusión para cometer delitos y dos más por ser miembro de grupos ilegales destinados a perturbar el orden público.

Sin embargo otras tres personas sentenciadas junto con el futbolista fueron efectivamente condenadas a la pena de muerte. De hecho, desde que comenzaron las movilizaciones, al menos 2.000 personas han sido acusadas de diversos delitos relacionados por la Justicia iraní. Además, al menos 14 han sido condenadas a muerte, y cuatro han sido ejecutadas.

Compartir en Redes Sociales...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *