DE QUÉ VERDAD ME HABLAS CHICO???

Daniel Carrasco
Jefe de Prensa Radio Reloncavi

Siempre me acuerdo de que mi abuela me decía, frente a situaciones de corte dudosa, que “cuando el río suena, es porque piedras lleva, mijo”. Esto claramente, y creo que, para todos nosotros, o la gran mayoría, entiende que, en ciertos aspectos, debemos estar atentos a lo que pueda o no estar sucediendo en nuestro entorno. Nos convida a no desvincularnos de nuestro medio, ya que debemos sobrevivir. Esto es un principio básico de la naturaleza- el que se duerme se lo pitean los pescados-.

Por otra parte, y aunque suene contradictorio, también me repetían cuando niño, sobre todo en esa etapa donde el “molestar”, hacía referencia a aspectos físicos, de personalidad, de familia, etc. Cuando llegaba a casa, luego del colegio y comentaba ciertos eventos que aludían lo expuesto, mi abuela me decía que no hiciera caso, que “la gente siempre iba a hablar; para bien o para mal, tu haz lo tuyo no más mijo”.

Esto, este dibujo que les presento, en algún modo, nos impulsa a crear nuestra realidad, la que generamos por medio de lo que aprendemos, lo que nos enseñan nuestros padres, lo que experimentamos con nuestros amigos, relaciones de pareja, vivencias de todo tipo. Aquello permite, expresar nuestra individualidad, lo que somos cada uno de nosotros, y así comprender que es lo que hacemos aquí, en este instante.

Lo último, está muy relacionado con aspectos educativos, filosóficos y trascendentales, ya que significa la libertad de todo tipo, por lo que pueda expresarse en un ser humano, un grupo, un colectivo o una nación. Contempla, además, la capacidad y la posibilidad de que cada persona, pueda acceder a la información necesaria para entender esto que expongo.

La historia para nosotros inició hace unos 6 mil años. Considerando esta perspectiva, la forma de poder preservar y evolucionar como sociedad ha sido precisamente por medio de la información, el conocimiento. El almacenamiento de todos los saberes ha propiciado que en este minuto ud pueda estar leyendo esto.

Por ende, es que se han creado instituciones que se encargan, moralmente, de difundir lo que es cierto, lo que es verdad, lo que se ha podido constatar y comprobar. En sus inicios – y por lo que he logrado indagar, ver, etc, etc- la búsqueda del conocimiento, el hecho de poder comprender la naturaleza de las cosas fue un norte importante de muchas universidades y centros de investigación. Esto fue durante el siglo XVII, mediados del siglo XIX. En esa fecha salieron muchas teorías que recién ahora estamos discutiendo a través de redes sociales. Teorías como la cuántica, principios de la relatividad general, ya estaban en la boca de algunos científicos.

Entonces, teniendo en cuenta todo, existe un mundo de posibilidades, las que pueden permitir cosas que quizás, no nos puedan gustar.

Si bien, una de las características intrínsecas del ser humano, que es el pensamiento libre, imaginativo, más allá de lo que se pueda comprobar – quizás porque no tenemos los medios y la tecnología para-, desde que asumimos el siglo XX y parte del XXI, la ciencia, apoyada por las nuevas tecnologías e investigaciones, muchas financiadas por entidades privadas – donde no sabemos que más pueden estar indagando- se apoderó de lo que es comprobado científicamente y que no. A esto también podemos sumar los descubrimientos tecnológicos, los que han cobrado muchas vidas. Si, como lee. Inventores de motores con agua; profesionales del área de la medicina y la biología, por encontrar curas accesibles y naturales para todos, en fin, son varios, créame.

Está demás decir que, gracias a las tecnologías, la especie ha evolucionado. No quiero ser juez, pero creo, nos hemos vuelto muy dependientes de estás, sobre todo las nuevas generaciones. Súmale el hecho de que ya no les enseñan a pensar y a reflexionar a los estudiantes. Cuántos de uds, tuvieron, tienen, o sus hijos cuentan con clases de filosofía. Si digo que son pocos, y me equivoco; puede que se caiga mi planteamiento. Pero aun así, esto que les comentaré, afirma todo este contexto.

¿Qué sucede hoy? Prendes el televisor y tratas de informarte un poco; pero qué vez; asaltos, muertes, peleas entre políticos, el gobierno condenando todo, pero más de lo que se ha hecho antes, veo igual o peor ciertas cosas. Que la grabación del parlamentario, las platas del MINVU al expololo de la RD. Que, dicho sea de paso, bien fea la cosa. Y por qué lo digo. Sencillamente por la impronta mesiánica de creerse dueños de la verdad y fuente de moralidad irrestricta, donde no se ha sido congruente con lo que se comprometió verbalmente. Desde cuándo – y esto es un cuestionamiento bastante personal- la palabra dejó de ser tu investidura ante los demás. Cuándo el honor dejó de ser un pilar de formación.

Creo que, a pesar del paso de los años, o el mejoramiento de nuestros sistemas de supervivencia, o la comprensión de la vida, hay valores que son principios básicos para poder ser un humano consciente.

Pero más allá de eso, y entendiendo que tanto el conocimiento, como la forma de vincularlo con los demás, siempre va a estar sujeto a los individuos; estos son los que consensuan que es y que no verdad para ellos. Así se forman las familias, los clanes, las tribus, los pueblos, las naciones, y así, infinitamente. Teoría general de sistemas, o así lo clasifica Von Bertalanffy. Recuerdo que, en la universidad, uno de mis profesores rayaba la papa con este loquito. Un ejemplo claro es la toma de la película MEN IN BLACK, la primera, donde hacen esa toma que va desde un loco que está en la tierra, y avanza por el planeta, el sistema solar, la galaxia, las galaxias, y así. Bueno si no la vieron, búsquenla.

Dicho esto, y continuando con la crítica, hace un par de días, el diario oficial, con fecha 20 de junio, publicó el decreto que establecía en el ministerio de las Ciencias, Tecnología, Conocimiento e Innovación, la COMISION ASESORA CONTRA LA DESINFORMACION.

Esta en su artículo primero indica que será de carácter temporal, que asesorará al ministro de la Secretaría General de Gobierno – ministerio encargado de difundir toda la información emanada “oficialmente” por el gobierno de turno-. Dice también que estos “asesores” colaborarán con esta cartera para analizar el fenómeno de la desinformación y los impactos que ha tenido en la democracia del país.

Dentro de los planteamientos y argumentos que sustentan la creación de este organismo, está el impacto de la desinformación en la calidad de la democracia. Educación y desinformación, en las plataformas digitales; buenas prácticas internacionales, políticas públicas. Bueno, ahí lo pueden buscar en el diario oficial del 20 de junio. No es nada oculto, que es lo peor – digo yo, no sé-. Siendo estricto en el planteamiento, esto no afecta actualmente a quienes difunden información de todo tipo, sino que será mas que nada un organismo consultor. Pero no se puede desconocer que con esto, y de la forma en que se hizo, abre una brecha en materia comunicacional, que puede dar paso a una ley de medios.

Es difícil no acordarse de películas, novelas. Escritores que, en algún momento, se adelantaron en el tiempo y pudieron dilucidar, a través de ese propio pensamiento libre – que puede ser chocante, contradictorio, a veces ofensivo, pero que indaga más allá de las posibilidades tecnológicas con las que contamos. Pero que, en cierto modo, ha roto muchos paradigmas, mejorando nuestra comprensión, del entorno en el que vivimos-. Todos conocen el libro 1984, o por lo menos han visto la película que protagonizó John Hurt, como Winston Smith.

Socito, parlamentario de la zona, me dijo tanto el ministerio de la verdad como el de la felicidad, van en contradicción con lo que se dice de la educación.

Yo me pregunto si este decreto, que pasó muy silenciosamente. Donde no se le preguntó a nadie. ¿Podrá transformarse en un futuro, en algo similar a lo que expone Orwell en su libro – o es muy conspiranoico lo que estoy diciendo? -.

Esto ya está saliendo en medios, quizás para continuar la polémica y seguir desmejorando la imagen del ejecutivo. Sin ser juez – otra vez- pero si apegado a algo que se llama bien común, y a mi libertad de conciencia – que de paso está garantizada en la constitución- y tal como empecé estas líneas, cada uno es libre de poder creer, pensar, reflexionar lo que se le venga en gana, todo esto sin causar un perjuicio para otros. Sólo la educación, de calidad, de competencias, de carácter físico, nutritivo, y toda la gama informativa que pueda existir, puede entregarle a un ser humano, la capacidad de comprender, discernir y discriminar, que es, y que no es verdad. El monopolio de la información; la capacidad de establecer, que es lo correcto y comprobable y lo que es falso, sólo nos conduce a un solo camino. El totalitarismo.

Pero pensemos que esto es una joda de Tinelli, y sigamos luchando, porque el hambre aprieta, y las deudas consumen el alma.

Compartir en Redes Sociales...

EL CLIMA EN PUERTO MONTT

Data from Tiempo3.com

Covepa